Con la figura de “alertador”, ciudadanos y funcionarios podrían denunciar hechos de corrupción con absoluta seguridad. Quienes sean testigos de estos hechos, no deben ser perseguidos ni castigados. Es necesario
Continuar leyendo